top of page
  • Foto del escritor

Pasado Imperfecto. La nueva novela de Lola Barnon


Pasado Imperfecto. La nueva novela erótica de Lola barnon
Pasado Imperfecto. La nueva novela erótica de Lola barnon

Marcelo un verdadero hijo de puta... Y personaje clave en "Pasado Imperfecto"


Anduvo hasta el coche en donde estaba la chica. Era nueva. O lo que se puede considerar como nueva en un ambiente así. Llevaba con él apenas un año y nunca le había dado problemas, pero en alguna ocasión, se le rebrincaba exigiendo esto o lo otro. O poniendo sus límites, reglas y condiciones. Y por ahí Marcelo no pasaba. Las pagaba bien. Bastante bien, incluso. Pero, a cambio, mantenía un completo y férreo control cobre ellas, y exigía fidelidad máxima.

Abrió la puerta y tiró la colilla fuera, al suelo asfaltado de la entrada de aquel chalet. Dentro, una joven rubia, de media melena, con aire de princesa malcriada aspirante a algún trono, giró la vista hasta encontrarse con la de él.

—No me voy a ir con ese gordo asqueroso, ni sus amigos. Él huele mal, me ha insultado y ha vomitado en el baño. Y otro de sus amigos, parecido —dijo cruzando una pierna, montándola en la otra y colocando un mohín de enfado—. Están muy puestos y no me fío.

Marcelo se quedó mirando a la chica. Se llamaba Andrea, y aunque veterana, no había estado nunca con ella. En realidad no se llamaba así, pero Marcelo no lo recordaba, ni falta que le hacía. Andrea era su nombre de profesión. Alta, estilizada, de aspecto incluso arrogante, tenía puestas muchas esperanzas en ella. No solo era por la prostitución. Si conseguía que se liara con alguno, y no sería la primera vez que sucedía, la vaciarían la cuenta corriente en poco tiempo. Ni era la primera vez, ni, por supuesto, sería la última. Dos meses atrás le sacaron por este método a un magistrado portugués, cerca de dieciocho mil euros. Por supuesto, no hubo ni denuncia ni nada. Le convenía más al cliente callar, no fueran a aparecer alguna foto comprometedora y la recibiera su mujer o saliera colgada en cualquier red social.

—Escucha Andrea… Ya sabes cómo va esto. Te vas a llevar una pasta y eso lo tapa todo, ¿no te parece?

—Acuéstate tú con ese —les respondió la chica moviendo hacia arriba y abajo uno de sus pies, enfundados en una medias negras y unos zapatos de salón de altísimo y estilizado tacón.

Marcelo suspiró. No le quedaba más remedio que tomar medidas. Primero, porque un negocio siempre es un negocio. Y como tal hay que tomarlo. Sin emociones, ni gustos, ni condiciones. Si el tío es gordo y un cerdo, pero paga bien, pues adelante. Que lo hiciera más corto o como la chica quisiera, pero a él no le dejaba mal nadie. Y menos, una puta.

Miró hacia Boris, que a su vez observó en su alrededor. Hizo un leve movimiento afirmativo y Marcelo, en ese momento, sabedor de que nadie lo miraba se introdujo en el coche y le agarró del brazo con fuerza, a la chica.


Fragmento de "Pasado Imperfecto" Puedes adquirirlo ya en AMAZON


35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

A mi Helen

bottom of page