Salir de cañas...


Me encanta salir con mis amigos de cañas. Irme a la Taberna de la Dolores -no podía ser otra, jajajaja- a charlar, a reír y a pasar un buen rato. Una caña en La Dolores con mis amigos, no tiene precio. La Helen con sus gracias, Javier con su eterna sonrisa, mi Albert que ha descubierto que Madriz es lo más cercano al cielo, Juancho, siempre serio y atento, Tommy, juerguista, pero del Atleti, Lucas, o como le llama Helen, Lucky Luke, delgado y con un pelazo que es la envidia de todos y todas, Pepe, Mer y Rafa... Maca y Fernando, Magda y Luis...

Muchos jueves nos vamos allí. Picoteamos algo en la Taberna de José y las cañas, antes en La Dolores. Invariablemente, son horas simpáticas, siempre agradables.

Lo digo miles de veces y lo haré siempre. No sé qué sería de mí sin mis amigos. Ellas, porque son parte de mí. Ellos, porque no puedo entender la vida sin su presencia.

Os quiero, de verdad.

15 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo