Los días de lluvia

Fue una mañana de lluvia.

De café solo. Y solitaria sensación. Un abrazo de amiga y unas lágrimas sintiéndome estúpida.

Viví temblor de sentir la pérdida y estar perdida.

La idea del abandono.

De la falta de olores por los rincones.

De ausencia risas y caricias.

De vacío y mañanas de invierno.

Del cemento de las mentiras y el velo que se desgarra en tus ojos.

Un mundo convertido en un sótano y una vida que se escurría en los cristales de mi ventana con las gotas de la luvia.

No pude ser fuerte. Ni siquiera lo intenté, y el agua de los cristales acompasó el de mis ojos.

Me salvó un abrazo y tu eterno apoyo, amiga.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo