La gasolina a precio de champán caro


Ni Putin ni todo lo que nos están contando. El precio de los carburantes es un abuso. Y lo es porque el 52% del precio de un litro de gasolina son impuestos y, en el caso del gasoil, el 48%. A eso hay que sumar que el 21% de IVA se aplica, no al precio del carburante en sí, sino al total, una vez que se han añadido los respectivos impuestos sobre el carburante.

Hace un año el precio de un litro de gasolina o de diésel no pasaba del 1,40€. Hoy, ronda los 2. Y esto ha empezado bastante antes de lo de Putin y después del COVID. No hay derecho a que algo que es básico para la industria, el comercio, el trabajo o la vida de los españoles vaya cargado con un 50% de media de impuestos. Si solo se aplicara un IVA reducido, el precio estaría en alrededor de 1 euros. Esto, no solo para las industrias del transporte, sino para las familias, sería un soplo de aire fresco, de vida, de respiro, sobre todo con una inflación que se va a poner en un 10%.

No soy de las que pone post políticos ni de este tipo, pero ya está bien. No nos pueden seguir engañando diciéndonos que Putin es el que ha encarecido el carburante. No, no es verdad. Putin es un redomado cabrón, estamos de acuerdo. Pero no es el culpable del aumento del precio de la gasolina ni del diésel, que lleva desbocado desde hace seis u ocho meses.

Como que tampoco Putin es el responsable de que el trigo se encarezca o el aceite de girasol. En España tenemos muchas tierras sin cultivar porque no existe una política agraria coherente. Solo se subvenciona lo que realmente nos interesa ni se trabaja de acuerdo a nuestros intereses.

Este gobierno, en este aspecto, es un auténtico desastre. Sin paliativos. Y mientras, se dilapidan millones en políticas chorras, eslóganes de pancarta y bobadas.

Ya está bien.

10 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo